Tipo de búsqueda

...
The Art of Living Wellness

Son más conscientes y precavidos los consumidores mexicanos

consumidores


En un contexto de constantes cambios, los consumidores enfrentan un conjunto complejo de prioridades, equilibrando experiencias, sostenibilidad y hábitos saludables

A pesar de las presiones financieras y la evolución del panorama digital, buscan revisar sus prioridades y gestionar su presupuesto para maximizar su bienestar.

“En esta nueva edición, tenemos a un consumidor consciente que, con presiones económicas, planea recortar su consumo de manera importante, pero se mantiene optimista sobre un mejor futuro; este consumidor vive en un contexto de cambio, volatilidad, mucha información y en medio de una evolución digital cada vez más rápida que lo lleva a presentar ciertos dilemas entre intenciones y comportamientos”, comenta Marcelo Rodríguez, socio de Bain & Company en México.

Estresado, pero con esperanzas

El consumidor actual muestra preocupación por su situación financiera (debido al alto costo de vida). Mientras que en Europa y Estados Unidos los consumidores ya están dejando de recortar gastos, en México, 83 por ciento de los encuestados aún reduce o planea reducir sus hábitos de gasto, principalmente en áreas de comestibles, restaurantes y ropa.

La preocupación por la salud física presentó un alza de más del 20 por ciento respecto al año anterior, en donde los usuarios mostraron interés por su salud mental, física y la de sus seres queridos. Aunque el estrés es común, el estado de ánimo promedio sigue siendo positivo, con un 54 por ciento creyendo que México estará mejor en cinco años.

Dos realidades distintas

Se evidencia un contraste en el comportamiento del consumidor entre diferentes rangos de renta, debido a que las aspiraciones de los consumidores de renta baja se centran en su estabilidad y bienestar. Además, anhelan la posibilidad de adquirir un automóvil o una casa, mientras que los individuos de renta alta priorizan su trabajo, familia y viajar. Muestra de ello es que el 55 por ciento de los consumidores de renta baja no planea vacaciones, en comparación con el 12 por ciento de renta alta.

En cuanto al tema laboral, el 52 por ciento de los consumidores de mayor nivel adquisitivo muestra satisfacción con su empleo actual, comparado con el 5 por ciento de los de renta baja; aunado a lo anterior, el 92 por ciento de aquellos que tienen mayores ingresos tiene más acceso a esquemas de trabajo en home office que aquellos de menor nivel adquisitivo.

El desajuste de la sostenibilidad

Los consumidores están adquiriendo un mayor equilibrio entre su anhelo de ser financiera y ambientalmente sostenibles. Esto demuestra la intención de adoptar medidas ecológicamente adecuadas al mismo tiempo de enfrentar restricciones financieras individuales.

“Para las generaciones más jóvenes, es especial saber que las marcas y las empresas de las que consumen están haciendo algo al respecto. Lo cual, además de temas ecológicos, puede incluir apoyo a diferentes sectores o a la comunidad”, dice Carlos Martínez, socio y Office Head de Bain & Company en México.

A pesar de que el 90 por ciento de los encuestados se preocupa por la sostenibilidad, la disposición a pagar por opciones sostenibles es baja, debido a restricciones financieras.

Tan sólo el 24 por ciento de los mexicanos estaría dispuesto a pagar más por un producto sostenible, ya que no consideran que el ser sostenible necesariamente debe involucrar un mayor costo.

El dilema de la salud

En las tendencias del comportamiento de los consumidores de la región, se observa que hay una búsqueda por alcanzar el bienestar físico, dejando hábitos como fumar y el consumo de alcohol.

Dentro de los principales hábitos que se implementan para mejorar la salud se encuentran consumir alimentos saludables (63 por ciento), hacer ejercicio (43 por ciento) y dormir (38 por ciento).

Los consumidores buscan mejorar su salud, pero enfrentan barreras como distracciones cotidianas, falta de apoyo y falta de orientación. Aunque la intención de cambiar comportamientos es alta, persiste una brecha entre el deseo y la capacidad de implementar cambios en salud y bienestar, puesto que el 21 por ciento de los encuestados señaló que no son capaces de implementar todos los cambios de salud y bienestar que quieren.

La brecha entre el discurso y la acción en el ámbito digital

A pesar de expresar el deseo de reducir actividades digitales, los consumidores continúan dedicando tiempo significativo a ellas.

Existe una desconexión entre las intenciones declaradas y el comportamiento real, ya que el 46 por ciento de los consumidores mexicanos aún dedica una parte importante de su tiempo a actividades digitales, a pesar de querer reducirlo.

Un 65 por ciento de los consumidores mexicanos quiere reducir el tiempo dedicado a las actividades digitales, mientras que el 39 por ciento considera que afectan negativamente a la salud y el bienestar.

Asimismo, la desconexión entre las intenciones declaradas y el comportamiento real en el ámbito digital destaca la complejidad de navegar por un panorama digital en constante cambio.

A pesar de los desafíos, los consumidores mantienen una perspectiva positiva para el futuro, buscando adaptarse y maximizar su bienestar en un escenario dinámico y desafiante.

“Una de las intenciones de este estudio es generar un músculo que permita ayudar a las empresas a estar cercanas al consumidor, dándoles a conocer las tendencias que en determinado momento pueden transformarse en hábitos y que, de esta forma, tengan la flexibilidad de adaptar las estrategias, planes y prioridades para mantenerse cada vez más vigentes en sus sectores”, concluye Carlos Martínez.

Para conocer más sobre la información que incluye este estudio te invitamos a visitar: https://www.bain.com/insights/consumer-pulse-2024/

TE PUEDE INTERESAR ♦ Expertos sugieren al caballo como medio de transporte sostenible

Tags:

También te puede interesar