Tipo de búsqueda

G 360° The GreenSide

Pasos para construir una buena reputación empresarial

RSC

A continuación, te presentamos una serie de tips para mantener una buena reputación empresarial, así como aquellas acciones que debes evitar para no dañarla

La reputación empresarial o corporativa es la imagen que se proyecta y la percepción que los grupos tienen de la organización, basándose en las acciones tanto internas como externas.

Es la suma de distintos elementos percibidos por la sociedad como imagen corporativa, valores, servicios que brindan, ética, relaciones empresariales, prácticas de responsabilidad social, entre otros.

Dicha reputación corporativa representa un activo intangible que posee la empresa, y que se va formando y consolidando a lo largo del tiempo. Los aspectos más importantes que se relacionan con ella son los siguientes:

  1. La opinión: se va formando con la percepción, la valoración y la relación que la empresa mantiene con sus grupos de interés.
  2. La percepción: cómo el público en general y los líderes de opinión comentan sobre la empresa, la marca y sus productos.
  3. La valoración: es el reconocimiento que los grupos de interés tienen sobre una organización; estos pueden ser los clientes, inversionistas, empleados, proveedores, analistas y medios de comunicación.
  4. La relación: el grado de colaboración y escucha que se mantiene entre las empresas y los grupos de interés. Este aspecto es fundamental para que se cumplan las promesas de la empresa a través de sus productos y de sus marcas.

Una buena reputación empresarial crea valor a la marca y evita conflictos, y se construye a partir de buenas prácticas de responsabilidad social, congruencia, valores éticos claros y transversales, buena comunicación interna y externa y contención de crisis.

Tips para tener una buena reputación empresarial:

  • Contar con prácticas justas
  • Asumir responsabilidades
  • Buenas relaciones públicas
  • Ser coherente
  • No asumir responsabilidades

Qué no hacer:

  • Mala y lenta comunicación con los grupos de interés
  • No ser transparentes
  • No dar seguimiento a los proyectos o las quejas de los clientes
  • No contener las crisis

Artículo publicado por Martha Elizalde Durán, especialista en temas de Responsabilidad y Mercadotecnia Social, y miembro de diversos patronatos de organizaciones de la Sociedad Civil.

Desarrolla y dirige proyectos en la materia para varios sectores y participa como dictaminadora de proyectos sociales en el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Cuenta con estudios de Maestría en Responsabilidad Social y de Doctorado en Innovación y Responsabilidad Social. Actualmente es Coordinadora de Consultoría y Comunicación de la Facultad de Responsabilidad Social en la Universidad Anáhuac.

TAMBIÉN PUEDES LEER: GUÍA PARA SER MÁS CONSCIENTE CON EL MEDIO AMBIENTE
Tags: