Tipo de búsqueda

Por qué nos afectan los microplásticos en el mar

...
GreenCorp The GreenSide

Por qué nos afectan los microplásticos en el mar

microplásticos


El principal problema de los microplásticos es que, debido a su tamaño, una vez en el medio ambiente, estas pequeñas partículas de plástico no se biodegradan y es muy complicado extraerlas o eliminarlas; pero ¿en qué sentido afecta a la humanidad?

Los microplásticos son bolitas de plástico similares en tamaño a una lenteja. Se transportan a las fábricas donde se funden y se utilizan como materia prima para producir los productos de plástico finales (envases, juguetes, bolsas, etc.).

Los microplásticos más conocidos son los de plástico, los cuales no son una fuente de energía, sino una materia prima. Pueden ser de diferentes tipos de plástico, como polietileno, PVC, polipropileno, entre otros, característica que los hace poco ecológicos, sobre todo si no se manejan de manera adecuada.

Sin embargo, también existen los de madera, hechos de aserrín y virutas de madera prensados; y los de biomasa fabricados a partir de materiales orgánicos como restos vegetales, residuos agrícolas y forestales, o incluso excrementos de animales. Al igual que los pellets de madera, se utilizan como fuente de energía renovable. Su composición puede variar dependiendo del material de origen.

Mundo marino en riesgo

Según un estudio de la Fiscalía General de España, los microplásticos “presentan indicios de toxicidad” y “no son biodegradables”. Lamentablemente, los también conocidos como pellets, debido a su forma esférica y tamaño, son confundidos con alimentos por la fauna marina. Si a los peces les parece que son comida, se los comen.

Comienza un ciclo donde los estómagos de las especies marinas se llenan de microplásticos. Consecuentemente, ingieren una cantidad menor de alimentos nutritivos. Su salud también se ve afectada por posibles intoxicaciones.

¿Y esto en qué afecta a los humanos?

Los humanos ya ingerimos hasta más de 100,000 partículas de microplásticos cada día, lo que equivale aproximadamente a ¡la masa de una tarjeta de crédito al año!

Impacto en la salud

Aunque aún no existen certezas sobre el efecto en la salud de las personas, al consumir los peces que comieron pellets, los cuales no son biodegradables nosotros también los consumimos y como se tardan mucho en descomponer pueden ocasionar otros problemas.

Por ejemplo, el informe técnico elaborado por el Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial (Cetim) de España afirma que “no es una sustancia o mezcla peligrosa”; sin embargo, recomienda “en caso de vertido, no inhalar el polvo y evitar el contacto con la piel, los ojos y la ropa”.

Alteración de ecosistemas

Los microplásticos tardan mucho en descomponerse, pero cuando lo hacen, liberan sustancias tóxicas que pueden infiltrarse en nuestras aguas subterráneas y alterar los ecosistemas. Durante este proceso, se liberan aditivos como los ftalatos y el bisfenol A (BPA) que pueden alterar los sistemas hormonales de una gran variedad de organismos.

Además, las partículas de tamaño nanométrico pueden atravesar barreras celulares e incluso membranas altamente selectivas, desencadenando cambios a nivel genético y bioquímico. Aunque aún no se han investigado suficientemente las consecuencias a largo plazo, ya hay evidencias de que los nanoplásticos pueden causar cambios de comportamiento en los peces al atravesar la barrera hematoencefálica, según el Instituto Leibnitz de Ecología de Agua Dulce y Pesca Continental.

Infertilidad suelos

Además, en el análisis publicado por la revista Proceedings of the Royal Society en 2020 destaca que la contaminación por microplásticos terrestres ha provocado la disminución de especies subterráneas, como ácaros, larvas y otras criaturas que mantienen la fertilidad de la tierra.

TE PUEDE INTERESAR ♦12 acciones para incentivar un año sustentable

Tags:

También te puede interesar