Tipo de búsqueda

¡Inspírate con estos 12 compromisos ecológicos para año nuevo!

...
Circular Economy Estilo de vida Sustentabilidad

¡Inspírate con estos 12 compromisos ecológicos para año nuevo!

compromisos ecológicos para año nuevo


¿Estás listo o lista para despedir el año y dar la bienvenida a uno nuevo? Este año, en lugar de solo saborear las 12 uvas, puedes saborear 12 compromisos ecológicos. Cada compromiso que asumimos tiene un impacto enorme, nosotros podemos ser el cambio que queremos ver en el mundo, y tu compromiso puede ser esa transformación

1. Sembrar el cambio

Comprométete a sembrar al menos una semilla al año; a tener plantas o árboles, así como a mantenerlas vivas. Ayudan procesando el dióxido de carbono convirtiéndolo en oxígeno para nosotros. Si quieres plantar, necesitarás un bote de plástico o de vidrio con tapa, un trozo de papel de cocina, agua y tus semillas. Mete el papel absorbente en el recipiente y añade un poco de agua para humedecerlo por completo, pero sin encharcarlo.

Luego coloca las semillas de cualquier tipo (sobre un papel y cierra el bote). Algunas semillas pueden germinar en solo un día. Cuando veas que las raíces comienzan a nacer, quítalas con cuidado del papel y plántalas en macetas. Colócalas en un sitio que reciba buena luz del sol, riégalas suavemente, y espera hasta ver crecer la planta.

2. Más allá del reciclaje

Otro de los compromisos ecológicos puede ser que además de separar los residuos, los lleves a los centros de acopio para asegurarte de que obtengan el tratamiento que merece. La conciencia medioambiental, así como la selección y separación correcta de los residuos en los contenedores, son las claves para mejorar el reciclaje en casa. Aquí puedes leer más acerca de cómo separar residuos.

El estudio “El reciclaje de plásticos entre los mexicanos 2023” de la iniciativa Vida Circular, ALPLA y P&G México, reveló que 7 de cada 10 mexicanos depositarían sus envases plásticos en centros de acopio si se instalaran más. Conoce aquí los centros acopio cercanos a tu localidad.

3. Rodar hacia la sostenibilidad

Deja el auto en casa siempre que puedas. Opta por la bicicleta, caminar, patinar o incluso el transporte público. Tan solo la bicicleta constituye un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a la gestión ambiental y beneficia la salud.

En ese sentido, practicar actividades deportivas de intensidad moderada, como caminar, montar en bicicleta o hacer deporte, tiene grandes beneficios para la salud. El deporte no tiene edad. Realizar cualquier tipo de actividad física es mejor que nada. Mantenerse activo a lo largo del día ayuda a mantener y alcanzar los niveles de actividad recomendados ¡y además ayuda al medioambiente!

4. Compras con propósito

Opta por productos con envases o empaques reciclables y que cuenten con un plan de manejo. Adquiere solo lo que necesites. Cuando vayas al supermercado lee las etiquetas, prefiere envases reciclados y nunca olvides llevarte la bolsa de casa. Así aportas un valor añadido a tus actos cotidianos a través del consumo socialmente responsable.

Por otro lado, es mucho mejor si reactivas y fortaleces la economía mexicana comprando local; puesto que las cadenas de suministro, debido a la distancia y a los costos de distribución de los productos, generan altas emisiones de dióxido de carbono. Por lo que, fomentar el consumo local mexicano es una forma de disminuir estos costes energéticos.

5. Conéctate con la naturaleza

Un paseo por el parque o una tarde en la playa pueden hacer maravillas por tu bienestar y el del planeta y ser otros de los mejores compromisos ecológicos a seguir. Al reconectar generas un vínculo con lo que eres y también te vuelve más empático o empática con el medio ambiente, la biodiversidad, los recursos naturales. Esta conexión también beneficia tu salud. En 2010, varios estudios sobre las fitoncidas concluyeron que un paseo semanal por el bosque refuerza la inmunidad y aumenta la actividad de las células NK, que combaten las células cancerígenas.

En esencia, somos como los árboles, las plantas o los animales: nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan exposición regular al sol, al aire libre y fresco. De ahí que los médicos japoneses recetan salidas al campo contra el estrés, el burn out, la ansiedad y la presión alta.

6. Desconéctate de lo digital

Menos energía consumida, más tiempo para conexiones reales y actividades ecológicas. Así logras mejorar la salud física y mental; fomentar el equilibrio emocional; potenciar la satisfacción laboral; incrementar la motivación en el trabajo; y favorecer la conciliación familiar y laboral.

De manera adicional disminuyes la contaminación con el dióxido de carbono generado por utilizar Internet y diversas aplicaciones en tu celular, así como potencializas la eficiencia energética. Tan sólo Whatsapp es una de las aplicaciones más utilizadas hoy en día, y según estimaciones cada minuto se envían 38 millones de mensajes. Por lo tanto, se emiten 1,400,000 kilogramos de dióxido de carbono. Esto representa 511,000 toneladas al año.

7. Higiene sostenible

Asegúrate de usar productos amigables con el medio ambiente y cuyo envases o empaques puedan reciclarse o reaprovecharse, así refuerzas tus compromisos ecológicos. Cada vez más marcas se adecuan a los principios de la sustentabilidad medio ambiental a través de productos que permiten consumir menos agua, petfriendly y con envases reutilizables, desechables o inclusive que ya pasaron por un proceso de economía circular.

Podrás encontrar empresas como Stanhome, cuyo productos son ecológicos en sus envases, así como en su contenido; y también existen iniciativas ciudadanas o de pequeñas empresas que también tienen productos de limpieza amigables con el medioambiente que puedes encontrar en los bazares de pymes de la Ciudad de México.

8. Apoya la biodiversidad

Un pequeño jardín puede ser un oasis para las abejas y mariposas. Se vive una crisis de biodiversidad que afecta todo el planeta y América Latina es una de las regiones más impactadas. El Índice Planeta Vivo global 2022, elaborado por el World Wildlife Fund (WWF), muestra una disminución media de 69% en las poblaciones analizadas de animales salvajes entre 1970 y 2018. Esto representa una amenaza significativa a la biodiversidad. Y te preguntarás de qué sirve la biodiversidad, pues aquí puedes leer más sobre su función para nuestra sobrevivencia.

9. Educa y actúa

Informa a otros sobre la importancia de la sostenibilidad. A veces se toman decisiones sin conocer el impacto de las mismas, sin entender los daños que se podrían estar generando. Te puedes preguntar: ¿Estoy afectando la vida rural de mi entorno? ¿Mis acciones dañan a las especies animales y floras del planeta o contaminan las aguas subterráneas? ¿He considerado cómo afecta la falta reutilización de los plásticos que consumo?

También puedes exigir que las empresas enfoquen su atención en mejorar su cadena de valor; o incluso realizar reuniones para informar acerca de tus nuevos descubrimientos o tan sólo compartir a través de tus redes sociales ésta u otras informaciones sobre el tema. Participa en campañas de reforestación, peticiones locales, nacionales o internacionales que protejan nuestros recursos naturales.

10. Toma decisiones informadas

Conoce la verdadera huella ambiental de los materiales antes de cambiar un material por otro aparentemente más “ecológico”, es uno de los compromisos ecológicos más importantes. Te sorprenderás de que probablemente algunas empresas no son tan sostenibles como creías o de que hay mejores alternativas. Lee y entérate con información de buenas fuentes, basadas en ciencia o especialistas con una trayectoria coherente entre sus acciones y sus discursos.

11. Energía renovable

Investiga opciones de energía renovable para tu hogar. La energía renovable es una energía limpia, que no contamina el entorno, cuyo impacto negativo en el medio ambiente es mínimo o cero. Asimismo, no necesitan grandes cantidades de agua para su funcionamiento. Reducen la necesidad de industrias extractivas en la medida que se evita el uso de combustibles fósiles. No crean problemas de basura difíciles de resolver, como la eliminación de residuos nucleares o escorias.

Adicionalmente, nos ayudan a reducir nuestra dependencia de energías fósiles, como el carbón o el petróleo, que liberan emisiones contaminantes muy altas a la atmósfera.

12. Cuida el agua

Tan sólo por las fugas de agua en México se pierde más del 45% de este líquido vital, tanto en calles como en hogares; por lo que puedes comenzar con detectarlas y resolver ese problema, o en su caso llamar al Sistema de Aguas de tu región, así favorecerás el cuidado del vital líquido.

Recuerda que cualquier pequeña acción que ayuda a reutilizar el agua ayuda a todos; pues 25 países que albergan a una cuarta parte de la población mundial enfrentan un estrés hídrico extremadamente alto cada año, al utilizar más del 80% de su suministro de agua renovable para riego, ganadería, industria y necesidades domésticas según datos del Aqueduct Water Risk Atlas de WRI. Mientras que al menos el 50% de la población mundial vive en condiciones de gran escasez de agua durante al menos un mes al año. El próximo o próxima puede ser tú, ¡cuida el agua!

Con información de ECOCE, organizaciones no gubernamentales y fuentes académicas.

TE PUEDE INTERESAR ♦ La IAP mexicana que utiliza la economía circular para alimentos

Tags:

También te puede interesar